dijous, 14 d’abril de 2011

80 años despues: República sí, pero de los trabajadores

Releyendo "España, Republica de Trabajadores", de Ilya Ehrenburg , que fue corresponsal del diario Pravda en España durante la Guerra Civil, y a partir de los años 50 diputado del Soviet Supremo de la Union Sovietica, se han reafirmado muchas de mis dudas sobre la "moda" actual de todos los que se etiquetan a sí mismos como de izquierda, de reivindicar a la Republica Española, así tal cual, sin mas consideración (una izquierda que, por cierto, despues no duda en ponerse de lado del imperialismo cuando se trata de imponer la "civilización" europea e imponer su ideal de libertades, a otros, aunque en su propio pais esten lejos de disfrutarse).

La reivindicacion de la Republica hoy se ha convertido en un gran cajon de sastre donde cabe todo, y que puede significar muchas cosas, ya que cuando la Republica se instauro en España aquel 14 de abril de 1931, aparte de la caida de la monarquia no significo una transformación radical de la poitica española (sin que eso signifique que no consiguiera importantes avances en algunos sentidos, por ejemplo en la discriminación de género con la universalizacion del voto, o la limitacion del poder de la iglesia y su moral hipocrita, algunos pasos en la politica territorial o ciertos intentos de realizar una imprescindible reforma agraria que nunca tuvo lugar realmente).

Lo cierto a veces no solo basta con agitar una bandera para saber por qué estamos luchando.

La situacion, descrita crudamente por Ehrenburg, muestra como, aparte de los cambios de nombre de los altos cargos, de los colores de la bandera, y de los simbolos patrios, los trabajadores y campesinos no vivieron una transformacion real de sus circunstancias, aunque si que es cierto que el contexto hizo que se implicaran cada vez mas en exigirlo y luchar por ello. Es verdad que quizas hubo poco tiempo para que se sintiera el cambio, y que los impedimentos de los partidos y poderes que defendian los privilegios clasistas fue constante y poderosa, aunque tambien lo es que los partidos republicanos que llegaron al poder en 1931 no tenian en sus programas ninguna revolucion, sino mas bien una continuacion de lo mismo sin rey y con algunas modernizaciones superficiales que no pusieran en cuestion, en ningun momento, los derechos mas sagrados de las elites (que no son, aunque lo fingan y dramaticen con aspavientos sobre su importancia, los de su libertad religiosa, sino los de la propiedad privada, especialmente de los medios de produccion).

La Republica que triunfo en 1931 fue un exito de la burguesia progresista, a la que, por cierto, los revolucionarios españoles de entonces, la CNT, UGT, el PCE, e incluso el PSOE (tan diferente al actual), se enfrentaron, precisamente por defender los intereses de la clase dirigente sobre los de los trabajadores.

Es cierto que la Republica trajo consigo algunos cambios positivos (el exilio de la monarquia, el voto de la mujer, una mayor autonomia para los pueblos), aunque en ningun momento otorgo el poder a los trabajadores y campesinos, y, todo lo contrario, reprimio y golpeo cuando fue el caso a los movimientos obreros que exigian un cambio real de sistema politico-economico (revolucion de Asturias, represiones en Andalucia, etc..).

La Republica de los trabajadors no fue la que envio a Franco a Asturias a reprimir y asesinar a los obreros organizados por la UGT y el PSOE en el intento de revolucion socialista (luego aquel asesino seria, curiosamente, tambien su verdugo), ni la que disparaba a matar a los anarquistas en Casasviejas. Aquella era una continuacion del régimen capitalista monarquico, pero sin rey, a pesar de los importantes avances  que se dieron en el aumento de las libertades y derechos del pueblo. Y esta república yo, personalmente, no es la quiero. Si al final los representantes de la España fascista no hubieran provocado la guerra ni zancadilleado constantemente a la Republica, posiblemente hoy tendriamos tambien una república similar a las que tambien existen en otros paises sometidos a la ideologia y regimen capitalista, con las que no habria demasiadas diferencias.

La Republica burguesa de 1931, que era segun la constitucion "una republica de trabajadores", era tambien, como aclaraba justo despues el texto legal supremo despues para que en el fondo nada cambiara , de trabajadores "de toda clase". Es decir, y como describia genialmente el sovietico Ehremburg en sus reportajes, no era mas que "la republica de los burgueses".

Sospecho que en muchos casos es esa la republica que se reinvindica hoy. El actual PSOE, partido que junto al Partido Popular representa la herencia del franquismo,  y que tan poco se parece al de entonces, que propugnaba la violencia en boca de su creador, Pablo Iglesias, como forma de lograr el fin de la explotacion,  utiliza tambien la republica a veces como mito, para reinvindicar, mientras apoya la continuidad del regimen anterior simbolizado en el heredero nombrado por Franco, un sistema igual de injusto pero sin rey...I.U. tampoco propone ninguna revolucion, sino que en su republicanismo hay solo una idea antimonarquica y un deseo de moderar y hacer "mas humano" (algo que se contradice con la esencia misma de este sistema) el capitalismo. Tampoco ERC, aspira a una "Republica de la clases trabajadora", sino mas bien a aquella republica de trabajadores de toda clase a la que aspiraba la Republica de 1931, o lo que es lo mismo, donde las clases dominantes sigan dominando sobre las clases dominadas.

Entre los partidos parlamentarios hay mucho ruido, a veces, pero pocas nueces. Auque tambien sucede entre muchos de los partidos extraparlamentarios que, en su reinvindicacion de aquella democracia burguesa que fue la Republica, no dejan suficientemente claro el apoyo a esta como inicio de un camino hacia una verdadera revolucion social, y no como final. El objetivo, en el contexto del auge fascista de los años 30, tan parecido al que vivimos hoy, es aquel que se inicio al formarse el Frente Popular en 1934: la construccion de una verdadera democracia obrera y campesina, donde la burguesia se fuera transformando poco a poco en un mal recuerdo y donde los que producen la riqueza fueran tambien sus dueños.

Y es que en el fondo, la reinvindicacion de la Republica se queda en nada si no se subordina a la del Socialismo, a la de la transformacion social consecuente a la expropiacion de los medios de produccion de manos privadas para entregarselas a los propios trabajadores. La Republica era una bonita idea poetica, un bonito cuento contado por los burgueses para obtener el apoyo de los obreros y campesinos, cuyas condiciones sociales anteriores eran mas miserables de lo que podemos imaginar, pero que no cambiaron demasiado tras la llegada al poder del cacique Alcala Zamora o del burgues Azaña.

La Republica se ha convertido hoy para muchos partidos de "izquierda" en la principal bandera reinvindicativa de su imagen pública, identificando la bandera tricolor con la de un sistema politico nuevo. Sin embargo, esto nunca fue asi, y en el fondo la mera reinvindicacion de un cambio de bandera y de la abolicion de la monarquia no significa realmente apenas nada. La Republica tuvo en frente a los revolucionarios obreros hasta la llegada al poder del Frente Popular, primer momento en que el programa politico incluyó verdaderos proyectos de transformar la sociedad.

No deberiamos olvidar que el golpe de estado contra la Republica llevado a cabo por los futuros franquistas (la mayoria de los generales que se alzaron lo hicieron en nombre de la Republica) fue no tanto contra los gobiernos moderados de "izquierda", de Izquierda Republicana, o del Partido Radical, o de Accion Republicana, entre otros, sino contra los revolucionarios que se enfrentaron desde el primer momento de la instauracion de la Republica a su verdadero significado continuista.

A veces olvidamos, quizas intencionalmente, que el golpe de estado no tenia como objetivo en principio a la misma Republica, y que de hecho estallo en su nombre, sino que tenia como principal fin acabar con todos aquellos que la combatieron para convertirla de verdad en una Republica de Trabajadores, y no en una Republica burguesa donde continuaran existiendo explotadores y explotados, y donde los trabajadores, eso si, con algunos derechos mas, siguieran enriqueciendo a los dueños de los medios de produccion con su esfuerzo, y excluidos de los privilegios economicos y politicos.

Os dejo a continuacion con un capitulo del libro de Ehrenburg donde se describe, creo yo, el verdadero caracter de la Republica en sus primeros años. Todavia el Frente Popular no habia llegado al poder, y los partidos revolucionarios eran tambien los enemigos del gobierno burgues de la Republica. Al final, podeis pinchar en el link para acceder al libro completo.

Un recuerdo imprescidible el que nos lega Ihlia Ehrenburg, para que nos planteemos que significa realmente nuestra lucha y reinvindicacion de la Republica, y por que nos da tanto miedo reivindicar directamente el Socialismo, unico sistema con el cual realmente podremos disfrutar algun dia de una verdadera Republica de Trabajadores.

En resumen, República sí, bandera tricolor, sí, pero ante todo, la bandera roja del Socialismo, sin la que la primera no dejaría de ser otro símbolo mas de la injusticia, de la explotacion y de la oligarquia mas:

"La combinación de rosa y gris siempre nos conmueve. Acaso no sea más que un capricho del ojo. Acaso una interpretación subconsciente de lo que llamamos “vida”. El lago es ahora de un gris pálido, los montes de un rosa tierno. Esta región parece creada para las expansiones líricas. Aquí, la lengua española, viril y dura, se reblandece. Aquí puede hablarse de amor, sin espantar a los pájaros y al silencio con las ásperas consonantes. Aquí, las mozas cantan fados tristes y suaves. Más allá de aquella montaña, es ya Galicia, con su verdor lavado por las lluvias y sus pastores predispuestos a la poesía. Las orillas del lago están silenciosas y deshabitadas. La vista distingue, con alguna dificultad, algunas cabañas sobre los collados. En el lago pululan peces, sobre el lago revolotean pájaros. Así solían pintar el paraíso los primeros renacentistas. Sólo faltan las rizadas ovejas y los justos. No cabe duda, aquí la gente tiene que ser feliz. Por aquí pasó Unamuno. Escribió unas estrofas inspiradas. El camino llega hasta el lago.

Una posada, tortilla y truchas del lago. Un álbum para los visitantes. Una cosa intermedia entre un balneario y el edén.

La carretera transitable no pasa de aquí. Una senda, un burro. Dos aldeas: San Martín de Castañeda y Ribadelago. Nadie va hasta ellas. ¿Para qué van a ir? Allí no hay nada que comprar, ni nada que vender. Un rincón pintoresco, nada mas, y la miseria maldita. Y en España ni una cosa ni otra son excepcionales.

Sin embargo. San Martín puede vanagloriarse de sus bellezas artísticas. Entre las míseras cabañas se levantan las ruinas de un convento. Columnas románicas... Un nicho... Un ventanal... Hace cien años que los sabios monjes abandonaron el convento.

Se dieron cuenta de que el hombre no puede vivir sólo de lo bello y se trasladaron a lugares menos poéticos, pero más lucrativos. Los aldeanos no se marcharon. Los aldeanos se quedaron al lado de las ruinas románicas. Pero el monasterio no dejó solamente el rastro de las piedras inofensivas. Dejó también la vieja maldición: el foro.

Antiguamente los aldeanos pagaban todos los años un tributo al convento. Los frailes, al mudarse, vendieron este derecho a un señor completamente mundano. Ni más ni menos que se venden los muebles en una mudanza. Los frailes vendieron el foro, es decir, el derecho a desvalijar anualmente a los aldeanos. Esto sucedía en el año 1845. Han pasado casi cien años. Muy lejos de aquí, en Madrid, se sucedieron los gobiernos y cambiaron los colores de la bandera. Vino la primera República. Subieron al poder los liberales; tras ellos, los conservadores. En las elecciones, salían triunfantes los distintos partidos. Algunos osados tiraban bombas.

Algunos valientes se sometían al suplicio de la horca. El rey distribuía concesiones a los americanos. El rey hacía viajes a San Sebastián, el rey se divertía... Luego, destronaron al rey. El señor Alcalá Zamora pasó unos días en la cárcel. El señor Alcalá Zamora se instaló en el palacio de Oriente. Pero todo esto pasaba muy lejos de aquí, en Madrid. Para venir de Madrid hasta aquí, hay que montar primero en un rápido hasta Medina del Campo; luego, en un correo hasta Zamora; luego, en autobús hasta Puebla de Sanabria; luego, en coche de muías hasta el lago; luego, en burro, si es que lo hay... ¡Qué lejos está Madrid de esta aldeíta! Aquí, no ha cambiado nada. El agua del lago sigue poniéndose gris y las montañas de color de rosa, igual que antes, en los atardeceres. Las mozas siguen cantando canciones tristes igual que antes, e igual que antes los aldeanos mandan todos los años a un caballero desconocido, a un fantasma, el foro, o hablando más claramente: dos mil quinientas pesetas.

Los aldeanos tienen muy poca tierra: un puñado de tierra, que no es siquiera tierra, sino “tierriña”. ¿Qué sacarán de ella? Trescientos treinta habitantes tiene la aldea. Corno en todas las aldeas, un sinfín de crios. Aquí, la miseria engendra con la terquedad de los fatalistas resignados. Niños hambrientos. En vez de casas, establos negros, ahumados.

Se resiste uno a creer que la gente pueda vivir así toda la vida. ¿Serán fugitivos, víctimas de un incendio? No; son sencillamente españoles contribuyentes. Jamás viene nadie en su socorro. Y año tras año, tienen que entregar a un caballero lejano y desconocido todo lo que consiguen arrancarle a la tierra avara: dos mil quinientas pesetas. ¡Quinientos duros! Quinientos duros para el caballero fantasmal que heredó de su padre, además de otros bienes, el derecho a seguir cobrando el antiguo foro. El afortunado caballero es abogado. Posee una hermosa casa en la aldea, al lado del convento. No tiene muchos clientes, pero los aldeanos han de pagarle anualmente sus quinientos duros, no porque él los necesite, sino porque conoce bien las leyes y sus derechos...

A los ricos no les sobra jamás el dinero. Todos los años reciben los aldeanos el aviso correspondiente. Mandan el dinero. El señor firma el recibo.

En el mes de abril de 1931, los amantes de la libertad proclamaron en Madrid la República. Y no contentos con esto, declararon en la Constitución que España es una “República de trabajadores”. Claro está que, para evitar malas interpretaciones, se apresuraron a aclarar: “Una República de trabajadores de todas clases”. En 1931, lo mismo que en los años anteriores, los campesinos de San Martín pagaron al señor las dos mil quinientas pesetas. Trabajaron todo el no hurgando la tierra estéril.

También el señor trabajó lo suyo: al llegar la fecha, se pasó el aviso y firmó el recibo.

Al otro lado del lago está la segunda aldea: Ribadelago. Aquí, los aldeanos no tienen que pagar el foro, pero no por ello pasan menos hambre. Aquí, hay todavía menos tierra.

Unos diminutos sembrados de patatas, que tal parecen huertos de juguete. Los moradores de estas aldeas comen patatas y habas. Procuran comer con medida, para no excederse. Cabañas como gallineros, barracones oscuros sin ventanas. Rara vez encienden los candiles. El aceite resultaría demasiado caro. En cada guarida de éstas, viven seis, ocho, diez personas. Enfermos, ancianos, niños; todos revueltos. Antes había una escuela. Luego, trasladaron al maestro y se olvidaron de mandar otro. Y no notan su falta, pues es difícil tener ganas de estudiar con el estómago vacío.

En toda la aldea no hay más que una casa con chimenea, ventanas y hasta visillos en las ventanas. En esta casa vive el administrador de la señora de V... Sobre esta señora se podrían componer versos. Antaño, el poeta le hubiese cantado: “¡Hermosa eres, poderosa y rica...!”. Yo no sé si la señora de V... es hermosa. Sólo sé que es poderosa y rica. Es propietaria de varias casas de la Gran Vía de Madrid. 


También le pertenecen las aguas del lago de San Martín de Castañeda. Estas aguas, suavemente plateadas, que despiertan los sentimientos líricos y que, además, son ricas en pescado. La tierra no es de la señora de V... A ella sólo le pertenece el agua. Cuando el agua sube de nivel, crecen sus dominios. Es un rompecabezas jurídico, complicadísimo. Pero el abogado, que es casualmente el mismo caballero a quien los aldeanos del pueblo vecino pagan el foro, sabe desenredar muy listamente estas sutilezas. A la señora de V... le pertenece el agua con todos sus peces. El pescado del lago es excelente: magníficas truchas. Pero la señora de V... “o puede hacer nada con estas truchas. Los portes hasta Madrid son demasiado caros. Y la señora de V... puede pasarse perfectamente sin este pescado, pues un solo piso de uno de sus rascacielos madrileños le rinde mucho más que todo este poético lago.

El administrador de la señora de V... pesca las truchas. A veces, las vende en Zamora o en los pueblos de los alrededores. Vende las truchas al abogado. Las que puede, se las come él mismo. Pero en el lago hay mucho pescado y los peces pueden pasearse a sus anchas, sin temor a nadie. El administrador del lago se construyó un precioso hotelito.

Se convirtió en el cacique del pueblo. Fue hasta alcalde. Vive espléndidamente. Sus derechos están defendidos por los guardas. Los guardas tienen escopetas. Si un aldeano, muerto de hambre, se atreve a pescar de noche, le amenaza con una multa o con la cárcel. En España, a veces, saben hacer cumplir las leyes... Los aldeanos hambrientos pueden contemplar el lago, admirar las truchas azuladas y asalmonadas, admirarlas y conmoverse. Así pintaban el infierno los pintores de la primera época del Renacimiento.

No falta detalle. Los pescadores se retuercen hambrientos y desesperados, mientras el diablo está sentado plácidamente en su casita, detrás de los visillos.

Esta mañana llegó a la aldea un médico de Zamora. Es un hombre bueno y candoroso. Asiste gratuitamente a los aldeanos y hasta les ayuda de su bolsillo con cuanto puede. Antes, hacía propaganda aquí para la República. Creía firmemente que la República no se limitaría a trasladar al señor Alcalá Zamora de la cárcel al palacio real, sino que daría también de comer a los campesinos de Ribadelago. Una mujer alta, rodeada de crios, le para en la calle. Tiene el rostro afilado por el hambre y los sufrimientos.

—¿Cómo es, don Francisco —le pregunta la mujeruca al médico—, que la República no ha llegado todavía hasta nosotros?

La ironía española es siempre seria. La ironía literaria del Arcipreste de Hita, de Cervantes, no se diferencia gran cosa de la ironía de cualquier aldeano.

Don Francisco calla. Después de todo, ¿qué va a contestar? ¿Que la República es muy comodona? ¿Que le asusta el viaje burro? ¿O confesar que hace tiempo que la República llegó a estos lugares, pero que se detuvo en casa del administrador de la señora de V..., que tutea al abogado de Sanabria, que entiende mucho de foros y de truchas y que no es sólo una República, una República como otra cualquiera, sino una República de trabajadores...? "



http://unicornio.freens.org/profpcm-aux/Republica/EspanyaRepublicaTrabjadores_Ehrenburg.pdf

Més de 400 persones a la calçotada popular de Beniarrés

Més de 400 persones participaren en la setenacalçotada popular de Beniarrés, poble de la comarca del Comtat. Com cada any l'aplec polític i gastronòmic organitzat per l'esquerra independentista local fou tot un èxit. 
calçotada
Novament la calçotada popular organitzada per l'esquerra independentista del poble (Endavant, l'Assemblea de Joves del Comtat, i el Rogle) va reunir centenars de persones en una jornada reivindicativa i festiva. L'edició d'enguany superà totes les expectatives ja que en paraules dels organitzadors dies abans hagueren de tancar les inscripcions perquè literalment "no hi havia prou cadires en el poble". De fet en la calçotada independentista col·laboren desinteressadament veïns i veïnes de totes les edats, comerços, bars i la pràctica totalitat del teixit festiu i associatiu de Beniarrés. 

La festa començà amb una cercavila de la mà de Rebrot, que recorregué els carrers del poble. Una vegada reunit el veïnat a les portes de l'antic Ateneu Popular Arrels, s'escomençà la picaeta i es llegí el parlament de l'organització que feu referència a la necessitat d'organitzar-se doncs "tornen temps difícils". Després del toc de la moixeranga, la festa continuà amb un agut i divertit cant d'estil que precedí als calçots vinguts des del Penedès, i per acabar hi hagué l'actuació de Baraka Folk. La festa s'allargà fins entrada la poqueta nit.